bio

Dreamers
Paloma Orts Pascual (Alcoy 1990). Artista visual especializada en el arte de acción. Recrea y registra la esencia de las relaciones interpersonales, así como las formas del subconsciente colectivo e individual, mediante ritos performáticos y registros archivísticos.
 
De pequeña se inicia con la música clásica, titulándose a los 18 años en piano-forte. Seguidamente, emprende sus estudios en pintura que la llevan a estudiar Bellas Artes; primeramente en UAL (London) y posteriormente en la UMH (Altea) y en la UB (Barcelona). Los estudios en Londres le abren la puerta al ‘Arte Conceptual”, migrando de la pintura al “Action Painting”, y consecuentemente a la performance y al videoarte. En Barcelona, se introducirá al arte de archivo, que le permitirá transitar entre la creación de acciones artísticas y el registro de las acciones cotidianas, archivando las memorias personales y colectivas en libros de autora. Además, por medio de la comisaria y docente, Assumpta Bassas, empezará a trabajar en colectivo, investigando el arte de acción en grupos como FEM (Girona), HER (Róterdam), Perforamar (Barcelona) ,etc. Paralelamente sus obras individuales se mostrarán en Festivales como “La Muga Caula” (Figueres) con “Mareta”, “Month of Performance arte” (Berlin) con Bubble y “22Cubic” (Hospitalet de Llobregat) con “Habitando Caminos”, etc. También colaborará durante años con el artista Ada Vilaró accionando obras de carácter comunitario en Festivales como Santiago-Off (Chile) con “Latidos” o la inauguración del Festival de Feria Tàrrega con “urgentestimar”. Y más tarde, se especializarà como docente, impartiendo talleres y clases regladas en institutos, escuelas y grupos sociales. Movida por la similitud entre las prácticas ritualistas y el arte de acción, viajará a los Andes del Perú, introduciéndose en la medicina ancestral, que le permitirá visualizar, más profundamente, las aguas del subconsciente y la necesidad de trabajarlas en colectivo, mediante ritos comunitarios. Gracias a esto, creará y dirigirá la obra XIII, una performance comunitaria en la cual 13 mujeres performan el tránsito entre la vida y la muerte. Esta pieza se estrenó en los valles de su tierra natal y posteriormente al IVAM-CADA de Alcoy, siendo seleccionada y premiada por la Bienal de Mujeres en las Artes Visuales de 2020.

STATEMENT

Tanto mis performances como mi trabajo de arte de archivo son pequeños reflejos simbólicos de lo cotidiano, especialmente de las costumbres de cura y amor. Creo que incesantemente busco la respuesta a aquello que somos a través de pequeños actos que registro o ritualizo. Una madre meciendo a su niño se puede convertir en un círculo de hielo deshaciéndose en el río. Una comunidad de mujeres cocinando en el hogar comparte esencia con la espontaneidad de un público que, tras la performance, se une para deshilar la maraña de lana creada durante la acción. Las acciones cotidianas son ritos y los ritos son acciones que nos ayudan a sanarnos, a compartirnos e incluso a sacar las sombras que guardamos. Desde ancestro tanto mujeres como hombres sabemos que los materiales poseen propiedades intangibles, capaces de transformar nuestras emociones y los hilos interpersonales que nos unen. Elementos tan básicos como la sal, la madera, el fuego y las hierbas, han sido y son nuestro alimento del cuerpo y alma. Es por ello que me maravilla contemplarlos, manipularlos y transformar su función cotidiana en un lenguaje poético como así lo hicieron otras mujeres en antaño. Anhelo registrar nuestros ritos, costumbres y actos para que las prácticas de sanación y las sonrisas fugaces perduren en el tiempo. Pero a su vez también considero necesario hacer constatar que entre esos pequeños actos existen muestras de violencia que nos dividen y nos dañan. Dentro del mismo hogar muchas veces está la cuchara de madera removiendo la olla de nuestros alimentos, a su vez que se esconde un caso de abuso sexual en una de las habitaciones. Escuchamos los casos de violencia día a día, sin ver que están dentro de nuestro hogar. Cubriendo el dolor con un manto de amor, silenciando aquello que no queremos escuchar, porque la familia y la estabilidad de la comunidad es piedra sagrada. Desde el arte y la vida me gusta hablar de las problemáticas sociales como algo cercano, registrar el entorno próximo y recrear situaciones. Pero a pesar de ello, lloro porque hay días que no encuentro la fuerza para hacer frente a aquello pequeño que nos envuelve en la cotidianeidad. Siento que las personas, cuidamos y abandonamos, violamos y abrazamos, sonreímos y agachamos la cabeza, pero ante todo amamos y queremos ser amadxs. Es por ello que mi sueño es poetizar lo intangible de las relaciones y amar el hilo que viaja entre dos personas, entre una libélula y una roca, y entre una subjetividad y la totalidad del bosque en una noche estrellada.
facebook
vimeo
instagram